jueves, agosto 31, 2006

UNA HISTORIA DE VIOLENCIA (REAL)

- Sección: ME & MYSELF

- POST SIN IMÁGENES -

Hay imágenes que se quedan grabadas en la memoria. Curiosamente, suelen ser las más transgresoras, violentas, desconcertantes, las que nos hacen dudar de nosotros mismos o de la humanidad en general.
Supongo que los medios de comunicación y la difusión de esas imágenes (sean fotos o vídeos) hacen que por una parte pierdan "realidad" (están detrás de una pantalla y uno está en su comedor, calentito y a salvo) y por otro lado sean un triste "pan nuestro de cada día" (o casi).
Todo esto viene al caso de una escena que presencié anoche, volviendo a casa desde la de mis padres, por la M-30. Al pasar por esa parte que va desde el Puente de Toledo a Santa María de la Cabeza, las obras han dejado el espacio para el tránsito reducido a un carril. Y en ese único carril estábamos, en nuestro coche, a poca velocidad por razones obvias. Delante de nosttros una furgoneta blanca. De repente, al pasar al lado de uno de los obreros que estaba en un lado de la carretera, desde la furgoneta le lanzan agua (o algo líquido desde una botella). El grito de "hijoputa!" por parte del obrero no se hizo esperar. Pensé que lo mismo había sido "casualidad", que habían arrojado agua en ese preciso momento, hasta que se repite 50 metros más adelante la misma escena, una mano saca una botella de algo y arroja líquido a otro obrero que está junto a la valla. Y así sucesivamente con todos los pobres infelices que estaban tratando de controlar el tráfico para que los automóviles no se peguen a las vallas demasiado.
El agua no hiere (si es que era agua) pero el hecho en sí no necesita más explicación.
Se me vino a la cabeza la escena de los críos aquellos que arrojaron objetos a una indigente que dormía en un cajero y luego la quemaron viva. Y las fotos de la soldado norteamericana con un preso iraquí desnudo con una correa de perro al cuello. Y vale, aunque sea demagógico situar todo tipo de violencia en el mismo saco y dentro del mismo contexto, si que es cierto, que toda me deja la misma sensación: que hemos perdido el norte de nosotros mismos.
Vamos a ver, ¿qué motivo hay para tirarle agua a unos tipos que están currando como locos en una obra interminable? ¿que eres un "gracioso" y tienes tan poca imaginación que para impresionar a tu tropa has de humillar a otro ser humano para evitar que tu tropa te humille a tí? ¿que los obreros son marroquíes o sudamericanos? ¿que estás en contra de las obras?. No me cabe eb la cabeza, de verdad.
Y lo peor es que veo día a día como esta ola de irracionalidad, imposición por la fuerza, violencia verbal, física, visual... se va metiendo en los poros de nuestra piel como algo normal, habitual.
Pero yo por las noches, a veces, no puedo dormir tranquila. No porque piense en qué tipo de entorno van a tener mis hijos si los tengo algún día, sino porque lo quiera o no, YO YA ESTOY EN ESE ENTORNO y a mí, la verdad, me trastorna bastante. No puedo cerrar los ojos y pensar que vivo en un lugar diílico sin inmigración ni problemas de racismo o de desorden público, sin violencia de género o sin torturas, en este primer munco, en el portal de tu cvalle, en la M-30 viniendo de casa de tus padres... No sé qué hacer ante estas cosas, cómo actuar. Me siento agredida en cierto modo. Aunque suene cursi o demagógico.
¿Cómo duermen los que queman mendigos, agreden a personas de otras razas o maltratan y vejan a otros seres humanos?... me lo pregunto y no encuentro respuestas.

6 comentarios:

chapete dijo...

si es que el mundo esta lleno de degenerados, que no saben como divertirse....

gracias por pasarte....
chauuuuu

Kotinussa dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Y no veas las cosas que yo presencio en el Instituto donde doy clase, la violencia tan estúpida y gratuita que se gastan los niños. Y no sólo los mayorcillos, que los pequeños, con esas caritas angelicales, también son unos cabroncetes.

Gracias por el enlace. Tengo tu blog en "Mis favoritos", esperando para enlazarlo, porque como me da pereza andar toqueteando la plantilla, espero a tener varios cambios para hacerlos todos a la vez. Vengo por aquí asiduamente, aunque muchas veces no comente.

Juliiii dijo...

Buenasssssss. He vuelto de las vacacionessss. Antes de empezar a comentarte, muchas gracias por la referencia que has hecho en el post anterior. Aunque parezca mentira, me pongo colorado cuando me... nombran, jejeje. Muchas gracias.

Y respecto al post, está claro que todo ser humano tiene dos caras: el bien y el mal. En unos se manifiesta más la una, en otros más la otra, pero creo que todos tenemos esas dos caras. La pena es que en la sociedad actual no se promueve con mayor énfasis los aspectos de la bondad, como si estuvieran pasados de moda o no se llevase el ser "bueno". Parece que está mejor lo otro, pasarse al otro lado, ser un "outsider", un transgresor. Todo por jugar a videojuegos donde te cargas gente o inventarte juegos donde puedes llegar incluso a matar. Y no se pone remedio.

Pero una cosa es la sociedad donde puede incluso llegar a vivir tu hijo y otra la realidad que puede imponer la individualidad. Es decir, tú vas a inculcar unos valores que tú has recibido o que tú has ido formando. Imagina que no hubiera personas como tú, con su moral bien formada, y que tras actos vandálicos como los que has referido o, más grave aún, actos inhumanos que también has ejemplificado, no hubiera una persona como tú cuestionando tales hechos. El mundo sí que sería una mierda. En fin, que me he liado y no sé si he sabido transmitir esa especie de medio idea que se me ha ocurrido.

Resumiendo (puedes obviar lo anterior): hay que tratar de ser optimistas. Por unos pocos no vamos a dejar de ver lo bueno que hace la mayoría.

Un besote.

Boneca do gelo dijo...

Parece que hay gente que se cree graciosa o más hombre (o mujer) por meterse con gente inocente. Y también lo veo, a nivel más simple, en el colegio de mis hijos; lo más triste de todo es no poder hacer nada para impedirlo.

Peasho dijo...

La gente a la que les falta un hervor tienen ese comportamiento... Son los típicos chulitos y que delante de los demás se crecen haciendo gilipolleces dignas de estudio... No dan para mucho más, no ves que el cerebro no les da para eso y para tocarse la p*ll* 45 veces por minuto mientras "hablan" con sus amiguetes o "piropean" a una chica.

La violencia se ha convertido en un género más de los telediarios: nacional, internacional, violencia, deportes, cultura y el tiempo.... Debería n tener cuidado con ese tema, pues nos estamos insensibilizando y desconfiando de todo el mundo...

Un besito, bienvenida de nuevo y probaré el Windows Live Writter ese a ver que tal ;-P...

LauraConChoco dijo...

Qué fuerte. Me has dejado un poco-bastante impactada, te lo digo de verdad. Me imagino la escena y... no entiendo nada.

¿Tendrán los psicólogos o los sociólogos la respuesta? Aunque puestos a tener, me decanto por tener la solución. Pero suena a utopía, desde luego.

En fin, te aseguro que nos has removido algo, al menos a mí. Y me gusta no acostumbrarme a estas cosas, que a veces parece que el hecho de que situaciones tan graves e intolerables se repitan tan constantemente hace que pierdan su alarmismo.

Un besito, Grace ;-)