viernes, mayo 19, 2006

CON LAS MANOS MOJADAS

- Sección: ME & MYSELF


- POST SIN FOTOS, LA SEMANA QUE VIENE, MÁS -


Los castillos se ganan con el cubo y la pala, y con las manos mojadas... decía una canción... supongo que debía añadir "y con la espalda doblada", pero bueno.
Mandé a mi madre a mi médico de cabecera para que me recetara más codeína (me acabo de mudar, vivo a unos 50 kilómetros de mi antiguo barrio y, por extensión, de mi médico de cabecera) y mi médico le dijo que si es que veía demasiado la serie "House" (me ha pillado!) que no podía recetarme más "pirulas del buen rollo" y que, si me dolía la espalda, fuese al traumatólogo como me toca ir en junio (a una distancia, igualmente, de 50 kilómetros de mi actual domicilio), así que ando robando ibuprofeno del botiquín de la empresa y me lo trago de dos en dos porque el dolor de espalda es tremendo.
Mi médico es una mujer malvada, no se apiada de una pobre baldada víctima de las cajas de mudanza y los rodillos de pintar...
He descubierto que mi idea surrealista de apuntar con rotulador en las cajas lo que contenían, no era una idea tan descabellada y, aunque ponga en la tapa "despertador rosita, caja guay, ropa chunga y altavoces" sé qué hay dentro. Así que en el trastero, entre unas 38 cajas... pues aunque tenga que moverlas como si aquello fuera un cubo de rubik malévolo y a tamaño industrial, esto para acá esto para allá, em subo a dos cajas, coño que me mato... pues consigo encontrar lo que busco.
Y no he perdido nada en la mudanza.
Bueno sí, dos kilos (aunque estoy por mudarme de nuevo para perder otros dos) y muchas horas de sueño.
Pero hay que pringar.
Y a veces, lamentablemente no siempre, un esfuerzo tiene su recompensa. Y ese esfuerzo, además conlleva meterse hasta las cejas en barrizales poco conocidos.
Pero alto, no estoy hablando de la "jartá" a currar que nos estamos dando en nuestra nueva casa, sino de la implicación en la vida y los problemas del otro y del respeto mutuo y de esas palabras, sólo dos, que no son "te quiero" ni "me voy", sino "lo siento", y todos deberíamos saber usar más a menudo.
Sí, los castillos se ganan con las manos mojadas, a veces no en agua con azúcar precisamente, pero la cuestión es entender que es así.

5 comentarios:

Peasho dijo...

Pero a que es divertido hacer el castillo?.... Ô_O ..... bueno bueno, a parte de dolores de espalda, de nuevas experiencias que no sabemos si podemos controlar, de convivir con una persona que veíamos a ratos, y ..... mmmmm. mejor me callo ;-P

Pero viva la república independiente de tu casa, ¿no?.. VIVAA!!

Jim dijo...

Por suerte las mudanzas no son a diario, son cansadoras, y traen ese tipo de inconvenientes, como dolores de espalda, armando muebles, seguro que te rompes un dedo así que mucho cuidado, y que tu doctor de cabecera no sea tan malo jiji.

Besos y hasta pronto byebye

Juliiii dijo...

Tienes la excusa perfecta para que lo duro lo hagan los demás, ¡yo la usaría! Tú dedícate a las cosas que no requieran de sobrecargas físicas a tu espalda.

Un beso

Agent / Su dijo...

Debería mudarme, por la opeación bikini! xD

ExTrA dijo...

La misma canción (de nauta, por cierto) dice que "entre pitos y flautas, nos contamos batallas"...

Pues bien, más allá de la posible interpretación malévola y desviada de esas palabras; gracias por tus batallitas, gracias por ser tú, y gracias por estar ahí!!

NTD.