jueves, marzo 02, 2006

UN POCO DE SILENCIO

- Sección: ME & MYSELF / UNDER PRESSURE





- FOTO CAPTURADA EN LA WEB PARA ILUSTRAR EL POST -

Estoy cansada.
Tanto ajetreo y tanta búsqueda de piso no puede ser sana. Acabo fijándome en tonterías como la marca de champú que hay en el baño o el mal gusto generalizado que tenemos los seres humanos para poner cortinas... al fin y al cabo, si la casa me gusta es más cara de lo que el banco está dispuesto a darme... y, aunque el banco estuviera dispuesto a darme esa cantidad de dinero, yo luego tendría que hacer horas extras como Drag Queen (o como portamaletas en la T4, que deben hacer falta) para poder pagar la letra de hipoteca, así que me da un poco lo mismo.
Empezamos con ilusión, con mucha ilusión, diría yo. Pero poco a poco nos hemos ido desinflando y no es que las cosas estén mal entre nosotros, sino que somos personas, y mantener el tipo en situaciones estresantes y seguir siendo cariñoso, dulce, sexi y guay... es imposible. Sin embargo, se puede seguir siendo compañero y amigo del otro.
Tengo sobredosis de metros cuadrados, trasteros, comedores de paso y puertas de roble...
Esta mañana me entero de que el Ministerio de Vivienda ha creado una página web llamada "kelifinder" (manda narices la cosa) para solicitar pisos de precio protegido. Nunca se me ocurrió solicitarlos, primero porque no tienes mucha opción sobre zonas (y si no tienes coche y trabajas en un sitio mal comunicado, la has liado).
Por si acaso, me meto y busco, pero me sorprende que ni siquiera hay algo que buscar... en fin... y que a la casa se le siga llamando "Keli"... Esta web es una tomadura de pelo, pero no podría dejar de serlo, porque los planes de VPO y VPP también lo son... y seguro que no ha costado dos duros. Y seguro que no los han pagado con los fondos del Ministerio.
Pero nadie dice ni hace nada, todo el mundo tan contento.
Me pongo a leer el "20 minutos" y creo que deberían titularlo "20 canutos", porque seguro que alguno de los que comenta se los ha fumado para escribir lo que ha escrito. Veo un montón de comentarios en una noticia sobre Chenoa (¿?), y sin embargo en los de interés político o social, muchísimo menos. Y además, leñe, no es que yo sea una académica de la Lengua ni tampoco una tertuliana de Luis del Olmo (por poner un eejemplo como cualquier otra tertulia política radiofónica), pero me pregunto si la gente antes de hablar se plantea eso de que hablar por hablar sólo es hacer ruido, y escribir por escribir sólo es emborronar. De los comentarios en el artículo sobre la Pasarela Cibeles y la anorexia ni hablo, si partimos de que un diseñador dijo que la anorexia era producto de madres alcohólicas y padres que abandonaban el hogar...
Estoy harta de tanto ruido. Por todos lados. Ruido y mierda en la información, en la política, en la calle, en tu casa a través de la televisión, en tus sueños cuando ni siquiera puedes realizarlos.
Así que el fin de semana nos vamos a la playa, para desconectar un poco y salir a patinar por el paseo marítimo y esas cosas.
El martes pasado saqué un poco de tiempo de algún lugar recóndito y quedé con Escyla para tomar unas cocacolas por el barrio. Estuvo bien y he decidido que tengo que obligarme a sacar más tiempo para mí, para mis amigos y para las cosas que me gustan y que me aportan algo. Estuvimos a gustito, hablando de las cosas de la vida y de algunas cosas más.
Porque no hay tiempo, el trabajo, la búsqueda de piso, los fines de semana caóticos entre que voy, que vengo, que por el camino em entretengo, mis obligaciones familiares y... la semana pasada estaba tiñéndome las raíces (parecía Carmen Maura en "Qué he hecho yo para merecer esto") y mientras contestaba a los que me llamaban al móvil de guardia. Dejé el móvil asqueroso de churretes de tinte, hice la cena mientras calentaba cera depilatoria y me acosté a la hora mil para poder tener un poco de higiene y cuidar el aspecto personal, que estaba un poquito descuidada.
No es que no me duche ni que salga a la calle en pijama, pero hace que no me dedico un poco de tiempo lo que no está en los escritos.
Este fin de semana es mío. Sin televisión, ni periódicos, ni pisos que ver, ni ruido.


ESCUCHANDO: Café del mar vol. 12
LEYENDO: Terminé con "Veronika" y, la verdad, el final me ha decepcionado bastante, eso sí, la parte central con las teorías sobre "locos juntos y separados", la locura en sí, etc, me ha gustado mucho.

7 comentarios:

la bruji dijo...

Dicen que cuando el alumno esté preparado aparecerá el maestro... se me hace extraño esta búsqueda de piso, porque yo compré el mío después de ver tan sólo dos, y además fue el primero que vi, fui a ver otro por aquello de ver alguna opción más, pero no quise ver más porque lotuve claro desde el principio... resulta extraño tanta complicacion...

kisses!

Maki dijo...

Pos nada a relajarse, quitarse un poquillo de estres de encima y recargar pilas...

Si encontrasteis uno, aunque se echaran para atrás, encontrareis otro seguro... y este procurar cogerlo bien cogido...

Lo de las viviendas es un show... ta jodio por tos partes... el otro día me dijeron, oye tas comprao una casa no??.. y casi me da un vuelco el corazón... no estoy preparada ni psicologicamente, ni monetariamente, para afrontar una hipoteca :-D

Buen finde, saludos

Laura dijo...

Bueno, piensa que esto es ahora, porque la sensación de creer que lo tenías y que luego se complique no sienta muy bien para el ánimo, pero yo creo que son situaciones temporales y que luego todo volverá a la "normalidad", y lo pongo entre comillas porque... jejeje, supongo que para cada uno la normalidad será algo diferente...

Los periódicos a los que te refieres son muy útiles a la hora de entretenerse en las clases, ¿eh? Leyéndolos nooooo, sirven como hojas en sucio para hacer dibujitos (yo es que no los soporto, bueno, pueden ser un entretenimiento en el trayecto, ¡pero eso de informativo no tiene nada!)

Un beso muy fuerte y ánimo, por fi :)

(tengo un poco de chocolate por aquí que a lo mejor te ayuda)

Juliiii dijo...

A través del enlace de tu comentario no he podido llegar a tu blog, qué cosas...

Completamente de acuerdo con el post, nos preocupan cosas que son insustanciales. Eso sí, he de reconocer que he entrado a ver lo de Chenoa, jejeje.

No sé si te dije que a mí la fórmula del Coelho no me gusta. La escritura que dice una cosa para explicarte otra, y además que contenga moraleja o recomendaciones para otra vida mejor... No me van los libros de autoayuda y creo que Coelho es así, pero disfrazado.

No te desanimes con el piso, lo peor ya está hecho.

Ah, sobre el relato, puse un post en que os animaba a que escribierais uno, proponiendo como tema "un asesinato perfecto", en sus múltiples variantes. Pero vaya, cualquiera me vale, de tema libre. Y los iré poniendo en el blog (anónimos) para comentarlos. No es obligatorio, eh, ¡no te asustes!

Un beso

Andrea Recol dijo...

Menos mal que te has cambiado a blogspot....hoy no he podido visitar los blogs de ya com. En fin, que comparto muchas de tus afirmaciones; sin tiempo para nada, hastiada del ruido...pero son temporadas...hay que disfrutar de los pequeños momentos de alegría porque todo lo demás es así como lo pintas, un poco asqueroso. Pero a veces, un paisaje, una risa, un palabra agradable, te ilumina el día. Un besito

Mammen dijo...

Hola mami, tía que te había perdido de vista y no te encontraba por el mundo Dios. Qué ha pasado?
A ver si entra en mis planes ir a Madrid pronto (si yo misma me lo permito) y os veo a La Peli y a ti (fuera de hospitales, si, si)y me contais y os cuento y marujeamos.
Joer, que llevamos tres meses del año y no hemos hablado de nuestro lema de los doce meses, que somos la smás peores.
Un besazo y muchos más:*******

Peasho dijo...

No os desinfleis en la busqueda del piso... Quizás no era para vosotros y el vuestro está por llegar...

Lo de Kelifinder aún no entiendo bien bien para que sirve.... Es un poco macarra trasnochado... Dentro de nada, a la Operación Renove de los coches, la llamarán "Buga-Change" o algo así...

Espero que tu fin de semana sin tele, sin movil, sin pisos y sin periódicos te haya servido de terapia relajante...

Un beso.