lunes, septiembre 17, 2007

PARADOJAS

- Sección: ME & MYSELF

- AUTORRETRATO HECHO CON MI MÓVIL Y APROPIADAMENTE "ANONIMATIZADO" -

Ya no soy rubia platino sino que he vuelto al castaño claro, ya no tengo las manos como un obrero del metal sino que llevo las uñas pintadas y limadas y con las cutículas recortadas, ya no doy por sentado que la gente con la que no contaba en mi vida un día pueden volver y que, por el contrario, con quienes cuentas a ciegas merecen que al menos dejes un ojo abierto por si un día descubres al abrirlo que ya no están desde hace tiempo.
Cambios y más cambios.
El viernes que viene tengo una cita que he estado eludiendo dos años.
El viernes pasado reconocí entre lágrimas delante del pimpollo que hay cosas de la sque aún tengo que aprender a hablar.
Qué cosas.
Un comentario en un blog me saca los colores, una noticia en la prensa me llena de inquietud, una foto en un fondo de escritorio me lleva lejos.
Me meto en un club de lectura en el que consideran "EL código Da Vinci" literatura (¿?). Ligo con un ser humano con el que no tengo intención de ligar (ni necesidad, ni deseo) y no acabo de ligarme al que quiero estar ligada. Y las cosas son paradójicas y el Ministerio de Educación quiere que la enseñanza sea más floja no vaya a ser que los niños se cansen y lo dejen, y Gasol falla canastas y un amedalla de plata es dolorosa aún siendo un triunfo, y no valoramos lo que tenemos, y no tendremos nunca las cosas que son importantes porque no nos daremos cuenta de que ya las tenemos.
y llega el otoño dentro del verano y tengo frío ahora, no sé por qué, pero frío de este que cala, del que sale de dentro.

Por cierto, y gracias por los comentarios en el post anterior.

7 comentarios:

Juliiiii dijo...

Los cambios muchas veces asustan. No sabes por qué, ya que muchas veces hasta deseas que se produzcan variantes en tu vida (paradoja), pero ocurre. Yo creo que muchas veces es difícil asumirlos... Hasta que se asumen.

Me ha encantado el post, aunque por lo que veo hay fuertes marejadas en tu interior. El final, precioso, de libro. Esa frase vale lo que todo el Código da Vinci (y muchos más, que si no ni es halago, jejeje).

Un beso

Kotinussa dijo...

¿Rubia platino? Nunca lo hubiera imaginado.

Pues eso de los cambios me parece una buena señal. En mi caso, por lo menos, siempre ha significado una pequeña sacudida que era muy necesaria.

Merx dijo...

Digo lo mismo que Kotinussa, rubia platino???...

Cuanto hay que estar de convivencia con los pimpollos, pa empezar a limarse las uñas??... :-p

Tamos cambiando, bueno tu lo estás haciendo... yo sigo siendo un desastre :-pp... pero mientras el cambio sea para bien... y también he leido por ahí q te tas sincerando poco a poco con el pimpoyo, eso es bueno...

Un besito Grace...

lauraconchocolate dijo...

¿Sabes lo que estaba pensando? Que el cuerpo es sabio. La sangre, el pelo, las uñas, todo se renueva constantemente (bueno, las neuronas directamente se espachurran pa siempre, jaja), así que no debe ser tan malo eso de "cambiar" cuando la madre naturaleza lo tiene tan asumido ;-)

(Eso sí, te lo dice una maníaca de las alteraciones, que en más de dos años no se ha atrevido ni a cambiar la plantilla de su blog precisamente por esa especie de miedo irracional que me provoca la idea de que las cosas puedan dejar de ser como son ahora...)

El problema es cuando la cosas cambian sin que queramos, o cuando a pesar de lo mucho que lo intentamos, no conseguimos hacerlas cambiar. Paradojas, de las que tú misma hablas.

Un besito Grace, ¡un placer leerte!

Sade dijo...

Espero que el otoño te reconforte, au nque hay gente que le deprime.. pero seguro que tú sabes sacarle partido a todo. Besossss

Jose Portonovo dijo...

en resumen esto es España...
quiero lo que no tengo lo que tengo ya no se si lo quiero o por lo menos ya no lo quiero como antes de no tenerlo.
Muy buenos articulos. los leo desde hace tiempo.

enrique dijo...

Hola grace.
Te recibo altamente desenfocada, pero te recibo al fin y al cabo.
Razón no te falta con lo de Gasol (qué duro que fue ese día), aunque siempre nos quedará Calderón. Y sobre 'El Código da Vinci', no sé: creo que Dan Brown es tan malo (o tan bueno en lo suyo) como otros tantos de los que aquí no daré nombres.
Lo de los cambios, bienvenidos sean (si son para bien, que al final lo son).
En cuanto a tus ligues, me abstengo, y sobre tu cita del viernes, fuera miedos; la duda es buena, el miedo no.
¿Y qué más? Pues nada, que después de tomar Manhattan he llegado hasta aquí. Será porque estoy leyendo "Hasta que te encuentre", un estupendo libro de John Irving (al menos hasta ahora).
Y enhorabuena por tu blog, es genial; tanto como avergonzarme de mi pereza y abandono, así que he añadido un post a mi escuálida bitácora.
Nada más, saludos desde el norte.

P.D. Ya te contaré cómo llegué hasta aquí, pero no lo podía remediar; me vence la curiosidad.