martes, febrero 06, 2007

TEACH YOUR CHILDREN

- Sección: ME & MYSELF

- POST SIN FOTOS -


----- Copiada vilmente de los halcones de mi pueblo... ------

Carta de un hijo a todos los padres del mundo

No me des todo lo que pido. A veces, sólo pido para ver hasta cuánto puedo coger.

No me grites. Te respeto menos cuando lo haces; y me enseñas a gritar a mí también.

No me des siempre órdenes. Si en vez de órdenes, me pidieras las cosas, yo lo haría más rápido y con más gusto.

Cumple las promesas buenas o malas. Si me prometes un premio, dámelo; pero también si es un castigo.

No me compares con nadie, especialmente con mi herman@. Si tú me haces sentirme mejor que los demás, alguien va a sufrir, y si me haces sentirme peor que los demás, seré yo quien sufra.

Déjame valerme por mí mismo. Si tú haces todo por mí, yo nunca podré aprender.

Cuando yo haga algo malo, no me exijas que te diga el por qué lo hice. A veces ni yo mismo lo sé.

No me digas una cosa y tú no la haces. Yo siempre aprenderé lo que tú hagas, aunque no lo digas.
Pero nunca haré lo que tú digas y no hagas.

Cuando te cuente un problema mío, no me digas "no tengo tiempo para bobadas" 0 "eso no tiene importancia". Trata de comprenderme y ayudarme.

Y quiéreme. Y dímelo. A mí me gusta oírtele decir, aunque tú no creas necesario decírmelo.


Pues me ha parecido muy bonito, qué queréis que os diga, y se lo voy a dedicar a mis señores padres (señor padre y señora madre) porque me da la gana y porque veo que no me queda mucho tiempo para dedicarles cosas, de hecho mi padre no podrá leerlo porque está perdiendo la vista... en fin...

4 comentarios:

Su dijo...

Me ha gustado.

Boneca do gelo dijo...

Lo tendré en cuenta para con mis hijos. Es una buena enseñanza.

Juliiiii dijo...

Tiene que ser complicada esa profesión, la de padre. En un post istharb había copiado un texto en un sentido similar, pero visto desde la óptica paterna... Son ese tipo de cosas que te hacen pensarte bien si vas a poder con esa responsabilidad, con lo que cuesta aceptar los propios errores, imagina si esos errores afectan a tus hijos...

Un beso

lauraconchocolate dijo...

Si a mí me hicieron aprenderme tantas chorradas en la comunión (en qué mala hora...) creo que esta especie de manifiesto debería ser memorizada por todos los padres cuando se enteran de que van a serlo. Jo, es genial, cuántas grandes verdades.

Espero que estés bien, Grace. Sé que suena a tópico, pero aquí estamos, ¡contigo! :-)

Un beso